jueves, 13 de julio de 2017

EL GAS NATURAL Y SUS DERIVADOS

El gas natural tiene muchas aplicaciones en el hogar y en la industria. Esto se debe a que es un combustible eficiente, limpio, seguro y barato.
En el ámbito doméstico sus usos son los siguientes:
  1. -       El gas natural se usa para activar cocinas, hornos y marmitas, en condiciones de gran limpieza.
  2. -       Termas, tinas y piscinas son operadas en condiciones muy económicas con el empleo de gas natural.
  3. -       Según la temporada, el gas natural permite tener ambientes cálidos o frescos en el hogar.



El gas natural también se usa en secadoras de ropa, lavadoras, parrillas, ollas arroceras y otros artefactos que requieren calor, especialmente en actividades productivas y comerciales que se sustentan y desarrollan en el hogar, en el ámbito industrial, las aplicaciones del gas natural son infinitas. Pero, enumeremos algunas industrias más importantes y conocidas: alimentaria, agroindustria, vidrio, cerámica, cemento, ladrillos, siderurgia, entre otras.

Asimismo merece especial mención el empleo del gas natural en las industrias peruanas de electricidad, petroquímica y transporte, donde se están desarrollando nuevos y ambiciosos proyectos para intensificar el empleo del gas natural en la mayor parte del territorio nacional
l gas natural es visto en la actualidad como una de las principales y más relevantes fuentes de energía, utilizadas por todo el planeta tanto para uso doméstico como para uso industrial o comercial. El gas natural es un recurso natural no renovable, lo cual nos habla ya de por sí de una futura instancia de agotamiento en la que el ser humano deberá recurrir a nuevas formas de energía basadas en recursos renovables. El gas natural es producido u obtenido de yacimientos por numerosos países entre los cuales encontramos a Estados Unidos, Rusia, Canadá, Inglaterra, México, Argentina, Venezuela, Australia, China, India, Alemania y Egipto entre los más importantes productores. Debido al tipo de vida actual, el gas natural es de una importancia inmensa ya que se vincula con un sinfín de actividades que necesitan de su presencia.



Se considera que, en comparación con otras fuentes de energía como el petróleo o el carbón, el gas es un tipo de energía mucho menos dañina para el medio ambiente ya que no genera cantidades de dióxido de carbono semejantes a las que producen los dos tipos de energía mencionados. Además, el gas es también un recurso mucho más accesible en términos económicos que, por ejemplo, el petróleo y esto hace que su consumo pueda ser industrial (sectores que generan el mayor uso de gas) pero también doméstico.

Gran parte de las cocinas familiares u hogareñas funcionan a gas, así como también algunos métodos de calefacción. De este modo, el gas natural que llega a los hogares a través de garrafas o de sistemas más avanzados de transmisión del gas es necesario para dos cuestiones fundamentales que tienen que ver con la calidad de vida: la posibilidad de consumir alimentos cocinados y la posibilidad de generar ambientes cálidos que puedan hacer frente a bajas temperaturas
y esto hace que su consumo pueda ser industrial (sectores que generan el mayor uso de gas) pero también doméstico.